17.10.10

Después de las fiestas - Julio Cortázar



Y cuando todo el mundo se iba
y nos quedábamos los dos
entre vasos vacíos y ceniceros sucios,

qué hermoso era saber que estabas
ahí como un remanso,
sola conmigo al borde de la noche,
y que durabas, eras más que el tiempo,

eras la que no se iba
porque una misma almohada
y una misma tibieza
iba a llamarnos otra vez
a despertar al nuevo día,
juntos, riendo, despeinados.


Julio Cortazar (Bruselas - Bélgica 1914)

2 comentarios:

VirginiA dijo...

Ahahaha! "después de la fiesta"...sí como extraño ese brazo que abraza y de repente se siente estar a salvo de todos los males del mundo, el mundo lejos...que divino lo expresa Cortázar. Gracias por compartirlo. XOXO

emmagunst dijo...

Todos los poemas de Julio C. son una M A R A V I L L A ... éste es un dolor en el alma