29.11.11

Infancia - Ester de Izaguirre



Hubo un país de cunas y presagios
de guardapolvo blanco y navidades,
de reyes distraídos y cumpleaños fugaces
de estrenos de zapatos y verdades.
Un tiempo en el que el tiempo me sobraba
y sobraban la luz y las palabras.
Yo no crecí, se fue achicando el mundo.
Yo no callé,
se impusieron los cantos y pregones.
No envejecí,
la vida se me espeja en la mirada.
No soñaba,
había una realidad para los otros.
Sin embargo, seré la que mañana
ya no crezca ni calle, ni envejezca ni ame,
y aún así, esencial y despojada,
en un día como hoy de primavera
mi sombra irá buscando todavía
aquel país en el que estuve entera.

Ester de Izaguirre (Asunción del Paraguay 1923)

4 comentarios:

f dijo...

chavela lo canta de una forma genial:

"uno vuelve siempre,
a los viejos sitios
donde amó la vida..."

abrazo
f

guille dijo...

Seguir enteros es la única opción.

La infancia -genial- no fue la mejor época de mi vida.

Laiseca Estévez dijo...

la infancia un laberinto interminable...
abrazo

El Joven llamado Cuervo dijo...

Ese país no se olvida, nos marca.