23.11.11

Ese sudor frío que expelen los secretos - Sonia Fides




Lunes por la mañana,
el reloj sobre la mesa de la cocina
y un plan infectando la casa,
dejando sobre las paredes
ese sudor frío que expelen los secretos.
Pretendo extraer de mis cabeza los minutos,
las horas
incluso los segundos,
esa mínima parte de tiempo
que a pesar de su brevedad es la que más hiere.
Comienzo a vestirme
pero no es fácil coordinar los movimientos
sin saber la hora que es.
Las manos quieren quedarse quietas,
detestan la ceguera que acabo de imponerles
pero aún así obedecen,
y desparraman este tiempo inventado
entre los botones de mi camisa blanca
hasta enseñarme que soñar sale mucho más barato
si no se tiene miedo a abrir los ojos
al margen de los horarios establecidos.



Sonia Fides
Blog de la autora

5 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

Abrir los ojos cuesta, pero es tarea fundamental, sobre todo para "ver" claro, claro, claro...

EMMAGUNST dijo...

Chapeaux!

guille dijo...

¿Quién estableció los horarios?

¿Me pidió mi opinión?

Soñar sale cuando no se mira el reloj.

Carmela dijo...

Dificil tarea la de engañar al tiempo.
Un beso Isza

Laiseca Estévez dijo...

los lunes por la mañana dan para muchas cosas...
besos