18.11.11

El ojo de la cerradura - Vilma Vargas



No podría llegar aunque camine mucho.
Todo, absolutamente todo, es horizonte.
El movimiento de tus párpados me aleja.
Busco y te escondes,
lanzo al agua una piedra
y no se rizan las ondas,
vuelvo donde tu estás
y pasamos sin vernos,
nada busco en ti que no sea mío.
¿?Dónde apacientas tus rebaños??
Abro una puerta y otra puerta se cierra.
En esta habitación tú giras y yo giro,
no hemos dejado de perseguirnos,
de mirarnos por el ojo de la cerradura.

Vilma Vargas (Costa Rica 1961)

7 comentarios:

guille dijo...

Si todo es horizonte, feo tiene el arreglo.

Solo preguntarse por qué de tanto desencuentro.

vera eikon dijo...

Parece un poema-mal sueño. Donde el otro nunca se pone al alcance de nuestra mano, aunque él, quizás, también nos busca. Terrible tener que observarlo por el ojo de la cerradura. Bico

Carmela dijo...

Quizás habría que replantearse el camino y tomar otra dirección, creo que es mejor eso que dar vueltas sin sentido y sin horizonte.
Besos Isza

El Joven llamado Cuervo dijo...

Todo es horizonte, eso es tan verdad, que a veces duele, por acá...

miguel cote dijo...

me encanta como escribes *O* un abrazo... es que me dejas sin palabras

Ricardo Miñana dijo...

No conocia el poema de Vilma Vargas, muy bonito, gracias por compartir.
que tengas un feliz fin de semana.
un abrazo.

:Isza: dijo...

Gracias a todos por pasar por aqui!

Saludos =)