26.8.11

No contemplación - Susana Barragués



Ante todo, hay que dejar constancia de la satisfacción que me producía contemplarte. Esto es así, es correcto escribirlo porque es preciso, se ajusta a los hechos.


Hay que comprender también que esto no volverá a repetirse y asumir que es posible acostumbrarse.

Lo demás, describir el reflejo en tu pupila, el fuego, la asimilación súbita de tu pensamiento es humillar, reducir a vulgar el lujo que suponía poder observarte en silencio.

Tú no tenías visión sobre ti. Esto supone que la pertenencia de tu imagen me correspondía por entero en esos instantes. Sólo yo sé qué resplandor y sombra tenía tu rostro.

Que yo sepa, los relojes, las paredes, todavía no tienen ojos.

Yo te veía. Entre mi ojo y el tú contemplado, había una extensión, una concreción palpable, una colección de cosas. Tu señalabas y yo miraba donde se posaba tu vista. Veíamos a un tiempo el mismo objeto, por ejemplo, el trozo de un camión sobre un charco, una pieza de metal que brillaba con extraña intensidad.

El pasado sucede de forma rápida. El presente era infinito. Al escribir renuncio para siempre a que estar viéndote siga ocurriendo. Es decir, asumo el hecho de que verte forma parte del pasado.

Ante todo, hay que decir, que había una satisfacción en contemplarte. Esto es así, es correcto escribirlo porque es preciso, se ajusta a los hechos.

No voy a preguntar si ese trozo de metal sigue brillando, o éramos nosotros, la coincidencia de nuestros ojos posados sobre él, los que le hacíamos brillar.

Susana Barragués (Bilbao - España 1979)

8 comentarios:

vera eikon dijo...

El amor se posa como una pátina sobre todas las cosas. Eso singulariza la mirada y a la vez al objeto o la persona. Nunca es más bello el mundo que bajo el prisma del amor. Nunca. Bicos

:Isza: dijo...

Me enamore de este poema... total..
Espero que les guste!

Besote Vera =)

EMMAGUNST dijo...

Claro que me gusta ISZA, solo que hoy no tengo muchas palabras para sacar a flote, quedé agotada de tanta lectura! Un abrazo

axis dijo...

Ante todo dejo constancia que contemplarlo me producía satisfacción, bueno, más que eso todavía.

Que estoy comprendiendo (creo y espero por mi bien) que esto no volverá a repetirse y asumiré que será posible acostumbrarme.

Y por último "No voy a preguntar si ese trozo de metal sigue brillando, o éramos nosotros, la coincidencia de nuestros ojos posados sobre él, los que le hacíamos brillar"

Besos Izsa!!
Verdaderamente hermoso, verdaderamente triste también.

:Isza: dijo...

Emma: entiendo ese agotamiento, jajaja!! ya no sabes que escribirrrr!

Besos!!

Axis: el final del poema es genial/mortal no se como llamarle!!
Me encanto a mi tambien.

besos!

Sandra dijo...

Nostalgia y algo de tristeza es lo que me produjo leer èsto.
Un saludo.

miguel cote dijo...

la imágenes me encantan y tus palabras me enamoran

:Isza: dijo...

Miguel: Gracias! sentite bienvenido! :)

saludos