7.1.13

Canción de amor de María - Cecilia Podestá



Los hombres que me amaron saben de la facilidad que tengo
para destruir un mañana.
Saben que duermo con la boca abierta
despidiendo hasta la última luz que intenté robar de sus cuerpos
y que poco obtuve.
Los hombres que me amaron saben como es el hilo de mi llanto
y el terco caer de mi baba,
lo escucharon al dejarme
y algunas veces y como una maldición
quizá lo descubren intentando la nostalgia vana
y pueden volver a oírlo como una canción errante
y volver a amarme y dejarme
con la misma facilidad con la que abren los ojos
para convertirme en una pieza frágil en su memoria.
Ellos saben que regreso a las viejas ciudades
que destruimos juntos
buscando el dolor que dejaron como cosas viejas
para que alguna vez se hallen con sorpresa
en nuestra vieja fábula
mudada a un poema tan absurdo como este.
Y saben tanto y tan poco de mi risa
también de las promesas de mi boca
de mi danza obscena y desesperada
de las construcciones edificadas sobre sus frágiles espaldas
y de los proyectos imposibles
convertidos en hermosos laberintos
entre los que fui perdiendo la razón
y perdiéndome yo
sin atarme al hilo que desprendía de sus ropas
y que podía conducirme a la salida.
Ellos saben que mis ojos no ocultan mi destino
y que he buscado inútilmente el amor en cada uno de sus cuerpos
como si fueran cajas cerradas conteniendo la molicie
de mis construcciones
o el absoluto amor ofrecido a alguien cuyos ojos eran calmos,
distintos a los míos,
alguien que guardaba en su pecho un corazón verdadero
y que no latía terco, amargo y desesperado.
Tuvieron la seguridad desde la primera vez que me desearon,
que me tendrían,
que los amaría sin detenerme a pesar del rechazo
y que serían una intensa fábula
condenada desde su inicio a convertirse en tristeza solamente.
Yo supe que jamás me elegirían,
siempre tuve la absoluta certeza de que los recordaría
y escribiría sobre ellos sintiéndome sabia, sola y loca
sentada sobre una silla de patas vacilantes
y arrojándolos junto a sus nombres
al abismo escrito que toma ya de sus formas.
Y es que nunca mintieron
porque cada vez que los tuve,
cada vez que los amé deseando el cielo y gritando,
cada vez que dormí como una presa mansa,
tan desprevenida de sus ojos,
abrazada y exhausta por ellos;
cada vez que los vi tan desnudos
con la vaga luz jugando a hacer sombras sobre sus cuerpos,
cada vez…
cada vez supe que me dejarían
porque siempre pudieron oler mi cabeza.
Mi cabello nunca cubrió por completo la locura que presintieron
y que nos envolvía como una neblina nauseabunda
que salía de la carne fermentada de mi cabeza
e invadía y detenía el amor
como si imantara las agujas de un reloj.
Mi cuerpo nunca escondió o apresó por completo al animal insano
y cruelmente sincero que habita dentro y me invade
y que habla conmigo como si estuviera vivo.
Mis ojos jamás tuvieron el pudor de ocultar mi sentencia.
Y a pesar de eso,
ellos, los hombres que me amaron
dirían que soy una mujer intensa,
pero la verdad es que hoy he tenido la certeza de mi locura
en el deseo de cortar mi cabeza adormecida,
o dormir al animal insano de mi cuerpo
para no saber de la sentencia que se lee en mis ojos
sin pudor alguno.
Y es que ya no soy una mujer intensa
y esos, los hombres que nombro son sólo otra fábula
de los que tocaron mi luz como a una flama
y quemaron sus dedos
desterrándome fugazmente de sus extraños reinos
y haciendo de mí la carne vencida que se incendia
o el humo que se escribe alrededor de la ceniza
y qué es la ceniza sino el presagio de mis ojos en el espejo,
y qué son mis ojos sino mi destino escrito y la sentencia,
y cual es la sentencia de esta mujer que escribe sobre el amor
como un cansado error
que se reitera sino la inevitable soledad,
y dónde están ahora los que me desterraron
porque tuvieron miedo de mi locura y de mi amor
sino escondidos en estas líneas vanas
conservados como viejas canciones
y es que este no es otra cosa que un poema
que destruye con facilidad otro mañana
y recibe conmigo el rechazo
del que va en busca de un corazón puro.
Cecilia Podestá (Ayacucho - Perú 1981)

2 comentarios:

EMMAGUNST dijo...

cada semana, cada poema, cada fotografía, me enamoran de este blog. "Te hecho en falta" querida.

abrazo

:Isza: dijo...

Se que ando un poco perdida amiga! iguslmente a Emma Gunst la leo siempre seguro un par de veces a la semana,

Abrazo para ti :)