21.1.12

El aula - Gloria Bosch



En el aula del amor me encuentro
después de algunos años de prácticas
tengo el pupitre siempre abierto
-por si aprendo-
y en mi cartera un estuche
donde colecciono recuerdos
pero no hay manera, siempre repito curso.
A veces intuyo que aprobaré el examen
y que la vida me pondrá buena nota
pero después me despista un verso o una musa
y me olvido de las cicatrices
-mejor dicho de los suspensos-.
Y es que tengo un problema que se ha vuelto crónico
casi nunca deseo abandonar la clase
quizás es que de niña fui un ser solitario
o es que siempre confío en aprender algo nuevo
quizás es que en el fondo odio a muerte los deberes
o es que de pequeña no me compraron diccionario.
El caso es que ya tan mayor, no consigo licenciarme
y a estas alturas impensable la matrícula de honor.
Me conformo pues con avanzar algún puesto
de la última fila he pasado al corazón
así que de momento persisto en mi asistencia
y no dimito ante el fracaso.
Aunque no haya manera de sacar aprobado
siempre llevo en el bolsillo un montón de chuletas
-por si acaso-.



Gloria Bosch ( Barcelona - España 1959)

5 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

Nunca se aprueba la materia y nunca se desea abandonar el aula. Es paradójico...

:Isza: dijo...

Si no? es algo asi como lo describes...

axis dijo...

Sencillamente genial!
Te dije acaso que mi deseo es triunfar en el amor?! je...

Sigo aprendiendo,
me sigo sorprendiendo,
entristeciendo, creyendo que algo estoy por alcanzar y lo pierdo nuevamente, pero sigo,
sin abandonar la clase...

Besos mi escorpionita ;)

flamel dijo...

siempre quedan eternas asignaturas pendientes...

Natu.E. dijo...

Sublime , me encantó...
seguiré sin abandonar la clase...