8.10.11

Deseos irreverentes - Juana Pavón


Cómo me hubiera gustado                                 
estar en la cama con Walt Whitman,                       
beber en las cantinas de Malcom Lowry                   
o “Bajo el Volcán”.                                     
Procesar a mi manera a Franz Kafka.                     
Observar sigilosa y detenidamente                       
a Francis Bacon.                                         
Estar con Salvador Dalí                                 
en una tarde de toros                                   
y tocarle el trasero                                     
mientras pensara en Gala                                 
o en Federico García Lorca.                             
Cantarle a Pablo Neruda                                 
mis poemas de amor                                       
y otras canciones desesperadas,                         
repetirle “De Profundis”                                 
con todos mis secretos sexuales                         
a Oscar Wilde y a su amante maldito.                     
Cómo quisiera estarme riendo                             
junto a Baudelaire                                       
con mis quince años en su cama.                         
Tal vez me hubiera gustado                               
cogerme a Hitler, a Calígula                             
a Napoleón, a vos                                       
y a otros hijos de la gran puta.                         
Filmar con Pier Paolo Passolini                         
un Decamerón diferente.                                 
Estar acariciando y besando                             
a Rabindranah Tagore.                                   
Hablar de amor con Juan Ramón Molina.                   
Condenar sin clemencia                                   
a los Jesuitas Pederastas.                               
Echarle en cara a Marlon Brando,                         
el no haberme conocido.                                 
Perseguir a Felipe Buchard,                             
a Ezequiel Padilla y a Simón,                           
de cantina en cantina                                   
de barrio en barrio                                     
de santuario en santuario.                               
Conspirar con la sangre latina                           
de Gabriel García Márquez.                               
Desamar a un mílite como Fernando.                       
Respetar a las mujeres de 1+1                           
mas no a todas                                           
- como dice María Ester                                 
con la venia de Leslie –                                 
Enojarme con Ramón Matta                                 
por no haberme invitado nunca a un pase.                 
Quisiera mentarle la madre a tu padre,                   
a Nietzsche, a Gorky,                                   
y a Simone de Beauvoir.                                 
Respetar aún a Marx, a Lenin,                           
a la lucha de clases.                                   
Y reírme de los comunistas criollos                     
pese a la Perestroika.                                   
No comprender nunca las debilidades de Woody Allen       
Cortarle un huevo a Van Gogh                             
y no la otra oreja.                                     
Romper a llorar, escribir mierdas                       
bailar mambo, salsa y más salsa                         
y jugar con muñecas aún siendo abuela.                   
Pedirle perdón a mi mejor amiga,                         
a Monseñor Santos y a otros Rodríguez,                   
volver a ser buena, cursi y pendeja.                     
Seguir soñando, amando  y fornicando                     
y contar chistes hasta llegar                           
a la hilaridad.                                         
Volar y volar muy lejos                                 
hasta encontrar a ese todopoderoso                       
que me hizo a su imagen y a su todo.                     
Amén.   
                                      

Juana Pavón (San Marcos de Colón - Honduras 1945)

7 comentarios:

EMMAGUNST dijo...

Esta fotografía es de la misma serie de la que está frente al espejo? Me gustan mucho.

Y qué decirte del poema de Juana Pavón? Es única.

te abrazo I.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Todo es tan irrealizable...

:Isza: dijo...

Haa en realidad no me habia dado cuenta lo de la foto, no se quien es el fotografo.

Te mando un besotee!

Nina dijo...

¡¡Qué deseo!! Excelente poema. Me lo llevo =)

Besote enorme, enorme, Lindo fin de semana.

Laiseca Estévez dijo...

Como me gustaría salir de copas un par de noches con Juana Pavón, [debe de ser lo más]... quién sabe los poemas que pudieran nacer de ahí... cada día me gusta más esta poeta. Bicos ISZA.

VirginiA Dsvn dijo...

Si...como que presume de conocer a mucha gente very important. Algunas poesías del estilo quedan buenas pero hay como un punto justo para que no se empalague con tanto personaje.
Ah...y Yo no me cogería a Hitler ni por rabia, ni por broma, ni por nada del mundo.

guille dijo...

Tengo que ser capaz de hacer una lista parecida a esta.

Porque me parece originalísima.

Aunque coincidamos poco en los gustos.

Siempre me han encantado los deseos irreverentes (son casi los únicos que valen la pena).