24.6.11

Los cómplices - Delia Dominguez

Te decía en la carta
que juntar cuatro versos
no era tener el pasaporte a la felicidad
timbrado en el bolsillo,
y otras cosas más o menos serias
como dándote a entender
que desde antiguamente soy tu cómplice
cuando bajas a los arsenales de la noche
y pones toda tu alma
y la respiración
perfectamente controlada,
por mantener en pie tus rebeliones
tus milicias secretas
a costa de ese tiempo perdido
en comerte las uñas, en mantener a raya
tus palpitaciones,
en golpearte el pecho por los
malos sueños,
y no sé cuántas cosas más
que, francamente, te gastan la salud
cuando en el fondo
sabes que estoy contigo
aunque no te vea
ni tome desayuno en tu mesa
ni mi cabeza amanezca en tu pecho
como un niño con frío,
y eso
no necesita escribirse.



Delia Dominguez (Osorno - Chile 1931)

5 comentarios:

emmagunst dijo...

Sí, claro, hay cosas que no necesitan escribirse, pero qué lindas quedan! y qué necesario para mí leerlas!

Uno está con los otros aunque no los vea, a veces el destino es injusto.

Beso Izsa

:Isza: dijo...

"uno esta con los otros aunque a veces no los vea" me quedo con eso amiga!

Y que la vida es injusta... si lo será, tantas veces, asi y todo nos amoldamos y seguimos...

Beso grande!

Nina dijo...

¡¡Me encantó!!

¿Algún día puedo pedirtelos prestados?

¡Gracias por avisarme, besote enorme y feliz fin de semana!

:Isza: dijo...

Claro que si Nina!! si me pasas un mail te mando los que tengo! besote =)

Carmela dijo...

Qué complicada y rebuscada es a veces la vida. Una pertenece a dónde está su corazón, pero a veces el cuerpo no acompaña.
Besos